Cultivo hidropónico

Las 7 ventajas del cultivo hidropónico

El cultivo hidropónico es un método que no necesita utilizar la tierra en sus plantaciones sino que disuelve directamente en el agua los nutrientes y elementos químicos esenciales para el desarrollo de cada planta. De esta manera, se consiguen una serie de beneficios con respecto a los métodos tradicionales de cultivo en tierra. Desde el ahorro económico o de espacio a la capacidad de cultivar más, en menos tiempo y manteniendo la calidad. ¡Te explicamos las 7 ventajas del cultivo hidropónico que no te puedes perder!

  1. Es un método apto para ‘amateurs’: No hay que ser un experto en agricultura para conseguir un buen resultado ya que en el cultivo hidropónico todo está medido y controlado de forma casi automática. Los nutrientes están dentro de unas pequeñas perlas que junto al agua van desprendiendo sustancia a medida que las raíces de las plantas los necesitan.
  2. Economizamos espacio: Es una de las ventajas que lo convierten en una alternativa perfecta para poner un pequeño huerto en casa. Sobre todo si utilizamos sistemas verticales, como los de New Garden (las de la foto), que te permiten plantar 10 o más lechugas, por ejemplo, en el mismo espacio que ocuparía una sola en un huerto tradicional.

Cultivo hidropónico

  1. Ensucia menos en casa: Al no utilizar tierra y no tener que cambiarla cada cierto tiempo nos ahorramos trabajo y, sobre todo, ensuciamos mucho menos. Un ventaja ideal para huertos urbanos y huertos en casa, especialmente si vivimos en la ciudad y sólo tenemos una pequeña terraza.
  2. Es más higiénico también para las plantas: al ser una plantación sin tierra, tenemos un mayor control de la limpieza y la higiene del cultivo y eso reduce muy considerablemente el riesgo de bacterias u hongos.
  3. Ahorramos dinero: Al no tener que utilizar tierra y poder, además, reutilizar el agua, en el medio y largo plazo el ahorro económico es significativo.
  4. También ahorramos agua: Cuando regamos la tierra de las plantas ésta absorbe el líquido día tras día por lo que debemos llevar a cabo un riego continuo y permanente. En el caso de la hidroponía, al utilizar el agua como disolvente para los nutrientes, puede reutilizarse ese mismo agua durante aproximadamente 15 días, por lo que el consumo de agua disminuye notablemente, con las ventajas medioambientales y económicas que ello conlleva.
  5. Las plantas crecen más rápido sin renunciar a la calidad: Al darle a cada planta directamente los minerales y nutrientes que necesita, tarda menos en desarrollarse. ¡Pero tranquilo! No es que le estemos dando ningún producto artificial para acelerar el proceso, es sencillamente que la planta no tiene que buscar en la tierra lo que necesita y ahorra tiempo y esfuerzo.

4 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>